ASISTENCIA ON-LINE

PERIODO DE PREINSCRIPCIÓN: 14 de febrero 2018 al 02 de marzo del 2018PERIODO DE MATRICULACIÓN: 14 de febrero 2018 al 02 de marzo del 2018
FECHA DE INICIO: 03 de marzo 2018
FECHA DE FIN: 30 de abril 2018

HORARIO PRESENCIAL DEL CURSO:

(2,12,16 y 17 de marzo - 6,7,13 y 14 abril): 9 a 14 horas y 16 de 21 horas.


DESCRIPCIÓN:
Curso práctico de Hipnosis con incidencia en sus procesos psicológicos básicos y aplicaciones en la salud y el deporte.

Programa: 6 CRÉDITOS EUROPEOS

Edición ampliada de cursos anteriores con la presencia de:

  • Dr. Antonio Capafons Bonet: El Modelo Valencia de Hipnosis
  • Dr. Antonio Hernández Mendo: La hipnosis y su aplicación al deporte.
  • Dr. Gabriel Carranque Chaves: La práctica de la Hipnosis en la clínica médica diaria.
  • Dr. Juan Antonio Mora Mérida: Historia de la hipnosis.
  • Dra. Verónica Morales Sánchez: Habilidades comunicativas en el proceso hipnótico aplicado al deporte
  • Dr.Rafael Reigal: Hipnosis y Teoría del Entrenamiento
  • Dr. Juan Ramón Lamas González: Fisiología de la Hipnosis
  • Dra. Elena Mendoza Figueroa: Oncologia e Hipnosis
  • Pedro Velasco Alonso: Hipnosis y Nuevas Terapias
  • Dr. Antonio Castel Riu: Hipnosis y Dolor
  • Sara Calzado Lucas: Hipnosis, Adiciones y Trastornos alimenticios

Nº plazas: 72

Duracion y creditos ECTS
Docencia teórico-práctica en aula: 6.00 ECTS
Créditos europeos totales: 6.00 ECTS
Horas de clase presencial: 60.00
Horas de trabajo del estudiante: 150.00

Precio: 200.00 €

 

Introducción

La hipnosis es una técnica de intervención clínica que polariza a terapeutas y público en general, en detractores y defensores. Lo que parece claro es que esta técnica de intervención tiene arraigo en la comunidad científica, como lo demuestran los trabajos de Hull (1933) y Hilgard (1965), y además tiene un considerable bagaje de trabajos y publicaciones, como lo aseveran sus más de 20.000 publicaciones. En el ámbito del deporte1, la implantación es más reducida (unos 500 trabajos publicados) y se reduce a mínimos en relación a algunas áreas de aplicación (p.e. las lesiones deportivas, 5 trabajos publicados).

Los modelos teóricos de la hipnosis se pueden encontrar en el trabajo de Rhue, Lynn y Kirsch, (1993) debido a su alta complejidad requieren espacios específicos. Las indicaciones y frases que se utilizan en las distintas técnicas pueden encontrase en manuales en castellano (Davis, McKay & Eshelman, 1985, González Ordi, 1998). El objetivo didáctico que perseguimos en este curso es presentar esta técnica con el apoyo científico con que cuenta y las grandes posibilidades de aplicación en el ámbito del deporte.

Tal y como hemos señalado en otros trabajos (Hernández Mendo, 2008), podemos considerar a la hipnosis como una de las técnicas de intervención más antiguas (Edmonston, 1986; Ellenberger, 1970). La evolución científica de la hipnosis ha estado llena de altibajos (Wolberg, 1948, p. IX). A partir de 1950, con autores como Ernest R. Hilgard, de la Universidad de Stanford (California), Martin T. Orne en la Universidad de Pennsylvania. y Theodore X. Barber en la fundación Medfield (Massachusetts) (Hull, 1933; Hilgard, 1965; Shor & Orne, 1965; Barber, 1969), la hipnosis adquiere sistematización y rigor científico. En 1958, la American Medical Association reconoce la hipnosis como una modalidad terapéutica válida para ser utilizada por médicos y psicólogos debidamente entrenados (A.M.A., 1958) (González Ordi, 1998).

Fruto del interés por llevar los fenómenos hipnóticos a las áreas de la investigación científica más rigurosa, es un mayor reconocimiento por parte de la comunidad de profesionales de la salud de las posibilidades terapéuticas de las técnicas de hipnosis (en especial, médicos, psicólogos y odontólogos). De hecho, en 1958, la American Medical Association reconoce la hipnosis como una modalidad terapéutica válida para ser utilizada por médicos y psicólogos debidamente entrenados (A.M.A., 1958). En Inglaterra en 1962, la British Medical Association aconseja su utilización en el tratamiento de distintas neurosis, dolor crónico, así como su aplicación en los ámbitos de la cirugía y obstetricia (Kroger, 1963). La American Psychological Association, en su reunión de 1988 celebrada en Atlanta, informó que la División 30 dedicada a la Psychological Hypnosis contaba con 1219 miembros, 146 asociados y 48 fellows. Actualmente existen numerosas sociedades que llevan a cabo investigación y trabajo profesional, como por ejemplo, la American Society for Clinical Hypnosis, la International Society for Clinical and Experimental Hypnosis o European Society of Hypnosis in Psychotherapy and Psychosomatic Medicine. En la actualidad asistimos a un renovado interés por la hipnosis y sus posibles aplicaciones en distintos ámbitos (Rhue, Lynn y Kirsch, 1993) y en el que no podía faltar, en buena lógica, el ámbito del deporte (Jara y Garcés de los Fayos, 1995; Morgan, 1993; Hernandez Mendo, 2003, 2008).

Aún se desconoce muchas de las variables moduladores e intervinientes en el proceso hipnótico (González Ordi, 1992), aunque existe suficiente evidencia experimental que avala su aplicación.

A fin de estructurar el contenido de este epígrafe, podemos considerar que existen tres estadios en el proceso hipnótico: la sugestionabilidad, la inducción hipnótica y la profundización

Con respecto a la Sugestionabilidad, hay que señalar que es uno de los fenómenos más relevantes en el proceso hipnótico (Weitzenhoffer, 1957 y 1989 ; Wolberg, 1948). Se ha estimado que sugestionabilidad y el comportamiento hipnótico correlacionan positivamente (Hilgard, 1965). Las situaciones de sugestionabilidad pretenden poner a prueba la confianza del paciente en su terapeuta, así como estimar la manera en que determinadas sugestiones inciden sobre su comportamiento. Así, en la medida en que la confianza es mayor y el paciente reacciona positivamente a las sugerencias del terapeuta, es previsible que el primero permita al segundo dirigir el proceso de inducción con más rapidez, puesto que la colaboración entre los dos está prácticamente asegurada.

La aplicación de la hipnosis al deporte, como se sugiere en los trabajos de Morgan (1993, 1996) y Jara y Garcés de los Fayos (1995) puede ir encaminada a la mejora de la ejecución deportiva (Unestáhl, 1991) y de la intervención en casos de lesión (Hernández Mendo, 2003, 2008). Consideramos, al igual que lo hacen estos autores, que sus mejores resultados -en intervenciones con deportistas lesionados- se alcanzan utilizando la hipnosis en el control del dolor (Hernández Mendo, 1994, 1996), lo que se denomina analgesia hipnótica. Los efectos de la hipnosis en este terreno han sido puestos en tela de juicio (García Fernández-Abascal, 1985), pero consideramos que hay suficiente apoyo experimental (Miguel Tobal y González Ordi, 1988; González Ordi, 1992; Chaves, 1993) y fisiológico (Crawford, 1996) que aconsejan su uso. En esta línea consideramos adecuado y recomendable el uso de la hipnosis.

Nota 1: Este texto pertenece al trabajo de Hernández Mendo, A. (2001). Hipnosis: una estrategia científica de intervención en psicología del deporte. Lecturas: EF y Deportes. Revista Digital, 35, abril. http://www.efdeportes.com/efd35/hipnos.htm [Consulta: 21 de abril de 2001]. ISSN 1514-3465. RNPI 976811.



Ilustración 2

La actividad de flujo de sangre en la analgesia hipnótica: Una visión topográfica del cerebro después de eliminar el dolor mediante analgesia hipnótica. La imagen de la izquierda pertenece a un sujeto bajamente hipnotizable y la derecha un sujeto altamente hipnotizable. La intensidad de sombreado marca la diferencia. La fuente de la fotografía es H. J. Crawford, R. C. Gur. B. Skolnick, R. E. Gur, and D. M. Benson (1993).International Journal of Psychophysiology, 15, 181-195. Copyright 1993 by Eisevier Science Publishers. (Crawford, 1996)

Notas:

  1. El trabajo de Jara y Garcés de los Fayos (1995) realizan una revisión de la hipnosis en el deporte.